Entradas
San Sebastián, ciudad de la cultura

Historia

Las regatas de traineras surgen de un modo de vida concreto: el entorno de la pesca en mar abierto. Las embarcaciones precisaban de individuos fuertes y resistentes capaces de mantener la boga durante horas hasta llegar a los caladeros y, una vez recogida la pesca, tornar a puerto cargados y con la mayor rapidez, para efectuar la subasta.

xxx
xxxxxx”
“xxxxx

La trainera se utilizaba para la pesca de especies pelágicas, principalmente anchoa y sardina, y desde sus inicios contaba con una tripulación de 12 o 13 hombres y un patrón que dirigía el rumbo. Desde sus inicios ha sido una embarcación esbelta en sus líneas y veloz en su desplazamiento y sus medidas (12 metros de eslora) han permanecido invariables hasta nuestros días.

Con el tiempo el motor sustituyó en las lanchas a la fuerza del hombre, pero durante años, el mundo de las regatas continuó vinculado a la pesca. Los profesionales del sector se formaban en las mejores tripulaciones del litoral. Y aún hoy, aunque los remeros hayan dejado de ser exclusivamente pescadores y se haya producido la pseudo-profesionalización también en el deporte del remo de banco fijo, los remeros se encuadran en clubes formados en villas de larga tradición pesquera.

xxxx
xxxxx”
“xxxxx

La regatas de La Concha fueron organizadas por primera vez en el año 1879 como un elemento más del programa de festejos veraniegos de San Sebastián. Se utilizaron para ello traineras de pesca que hasta entonces venían enfrentándose entre sí, en desafíos con dinero por medio, para dirimir su superioridad.

La gran cantidad de público que acudió aquel domingo de septiembre a presenciar la victoria de la trainera “Lequeitiarra” (con matrícula y remeros donostiarras) animó al Ayuntamiento donostiarra a incluir las regatas en los programas de los años siguientes. Con la excepción de algunos años de principio de siglo y durante la guerra civil las regatas han venido celebrándose ininterrumpidamente hasta nuestros días.

Más de cien años de historia han hecho de las Regatas de Donostia/San Sebastián-Bandera de la Concha el espectáculo del año deportivo en Euskal Herria. Ningún otro es capaz de atraer esa enorme multitud que se apiña en Urgull, Igueldo, el Paseo Nuevo, el Muelle y la Isla, sobre las playas y en embarcaciones de todo tipo, cuando llegan los dos primeros domingos de septiembre. Y ello aunque la televisión acerque las imágenes a todos los hogares retransmitiendo las pruebas.

En la actualidad, y desde hace seis ediciones, las Regatas de Donostia/San Sebastián cuentan también con bandera femenina. La incorporación de las mujeres a esta prueba demuestra que la Bandera de la Concha trasciende el mero aspecto deportivo, respondiendo a la sensibilidad de la sociedad que la rodea e integrando aspectos que la hacen más atractiva si cabe.

Bandera de la Concha (1/2) Informe Robinson (Canal Plus - Octubre 2010)
Bandera de la Concha (2/2) Informe Robinson (Canal Plus - Octubre 2010)

Donostia Kultura Festak, organizadora de la Regatas de Donostia/San Sebastián, mantiene el esquema histórico por el que se ha regido la competición más antigua y más importante del litoral y que puede resumirse así:

Regatas clasificatorias contra reloj a celebrarse el jueves anterior al primer domingo de septiembre a las 17.30 (modalidad femenina) y 18.00 (modalidad masculina) horas; en la modalidad femenina, con un recorrido de 1,5 millas, dos largos y una sola ciaboga, en la modalidad masculina, con una distancia de 3 millas, dos largos y una sola ciaboga.

Regatas finales a celebrar a las 11:00 (modalidad femenina) y 12:00 (modalidad masculina) horas del mediodía, los dos primeros domingos de septiembre; tanto en la modalidad femenina como en la masculina, dos tandas con las siete mejores traineras seleccionadas en la prueba clasificatoria más la trainera de la Ciudad de Donostia/San Sebastián. En ambas modalidades será ganadora de la Bandera de la Concha la tripulación que obtenga el mejor cómputo de tiempo en la suma de los dos domingos.