Entradas
San Sebastián, ciudad de la cultura
Volver

Amable Arias, Juan Manuel Uría

Literatura
Koadernoa
Koadernoa: Juan Manuel Uría
DK ON!
06 May 2020
/ 12:00
En castellano

¿Qué pensaría Amable Arias de lo que nos está sucediendo? ¿A qué dedicaría su tiempo de confinamiento? En el transcurso de una conversación sobre el artista con Maru Rizo se irán respondiendo a estas y otras cuestiones.

Koadernoa es un programa en el que escritores/as e ilustradores/as locales presentarán relatos breves e inéditos, e ilustraciones creadas exprofeso en esta compleja situación. Será una oferta diaria - de lunes a viernes - a través de donostiakultura.eus y de las redes sociales de la entidad. Contamos con firmas como  Juan Kruz Igerabide, Luisa Etxenike, Mila Beldarrain, Julia Otxoa, Xabier Etxaniz Rojo, Aritz Gorrotxategi, Oier Guillan y Ana Malagón, entre otras.

 

AMABLE ARIAS

Son las dos de la mañana. Converso con Maru Rizo sobre Amable Arias. Tenemos pendiente vernos, una vez que pase el confinamiento, en el museo que le dedica al artista en el barrio de Egia. Hablamos –telemáticamente, claro- de su obra, de su modo de entender el arte y la vida, de su actitud y de cómo convertía todo lo que tocaba en arte. Y mientras así conversamos, en algún rincón autónomo de mi cerebro, he tenido tres pensamientos sincrónicos –así funciona el pensamiento a veces-: el primero, metatextual, es que este texto va a comenzar como comienza; en el segundo me pregunto a qué dedicaría el tiempo Amable en esta circunstancia. Con toda probabilidad, me respondo, se habría encerrado en su estudio, dedicado a crear alguna de esas figuras fantásticas que le eran tan propias y a la que irónicamente pondría el nombre de "Ubú contagiado". El tercer pensamiento me remite a su propio pensamiento: ¿creería él, quizá, que esta crisis global puede llevarnos a una toma de conciencia de nuestra vulnerabilidad? ¿A cambiar el concepto frívolo de felicidad en el que vivimos por otro más cercano al de la Grecia clásica? Acaso sí, o acaso no. Quién sabe. Maru, entretanto, -porque no hemos dejado de conversar-, me envía vía email uno de sus poemas sonoros: Espacio poético dieciocho. La escuela. "Dura mucho el poema, pero me parece muy divertido", me dice. Evocando a José Luis Cuerda por alguna razón –todos somos contingentes-, me despido con un "hasta muy pronto, amiga", prometiéndole que, mañana y si amanece, lo leeré con salud, que no es poco.

Juan Manuel Uría

Comentarios

#1 Maru 06-05-2020 15:46
Haces preguntas, yo también me las hago...

Tu texto es interesante por lo indagador, pero a esas preguntas nos tendremos que contestar nosotros mismos. ¿Toma de conciencia de nuestra propia vulnerabilidad? ¿Otra clase de concepto de felicidad? Ojalá, supongo que estará repartida la respuesta, sí y no. Aunque, ya sabes, el que más conciencia toma es el que ya la tiene, jeje, pero no caigamos en el pesimismo sobre todo en el momento de actuar..., ay, cuántas veces aparece la frase de Gramsci: "Vivir con el pesimismo del pensamiento, pero con el optimismo de la acción" .
Espero que otro día hablemos a horas menos "cansinas", que Morfeo ya me llamaba para ir a la cama... , abrazo, JM

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refrescar